Prevención – Procedimientos y Protocolos

Empleados, visitantes y vendedores pueden contribuir inconscientemente a causar problemas de plagas. Es importante asegurar que existan políticas y procedimientos que desalienten esto.

General:

¿Qué se puede hacer para prevenir infestaciones?  es un memorándum bilingüe (Inglés y Francés) desarrollado por el Canadian Museum of Nature que describe cinco puntos que el personal debe seguir en los esfuerzos por mantener los espacios libres de alimentos que puedan servir como atrayentes de plagas. El memorándum fue originalmente distribuido a empleados junto con contenedores a prueba de plagas para guardar comida en sus cubículos.

Comida y Bebida:

Esta página de wiki mantenida por la Society for the Preservation of Natural History Collections proporciona recomendaciones para una política escrita respecto a manejo de alimentos en museos.

El documento titulado Beyond “No food and drink in the gallery”: Writing a best practices document for food management in museums (Más allá de “No comer ni beber dentro de la galería”: escribiendo un documento de buenas practicas respecto al manejo de alimentos en museos) fue publicado en el otoño de 2016 en la revista Collection Forum. El artículo discute un proceso de tres pasos para crear un documento de buenas prácticas para manejo de alimentos en instituciones que resguardan colecciones, como se detalla en la página de Wiki.

Tanto el Food & Drink Policy (Normatividad de comida y bebida) de la Universidad de Yale como el Food & Drink Policy Guidelines for Library Staff (Pautas de comida y bebida para empleados de la biblioteca) están disponibles en línea.

Food in the Museum Policy (Reglas para la comida en el museo) es un documento corto escrito en 2004 para empleados del Smithsonian’s National Museum of the American Indian (NMAI), que describe en que áreas dentro del complejo de museos Smithsonian está permitido consumir alimentos y bajo qué circunstancias. El NMAI también tiene una política enfocada a grupos escolares (ver la parte inferior de las páginas 3 y 4).

La guía NMAI’s school’s guide se distribuye a los grupos escolares que hayan hecho una reservación para visitar el NMAI e incluye una sección de normas cuya función es asegurar que toda la colección esté a salvo y no sufra de deterioro. Esta sección, aunque es informativa, también sirve para educar a los visitantes respecto a técnicas de cuidado de colecciones incluyendo MIP. Las normas también se mencionan en la parte de la página Web que da información respecto a planear una visita al museo y destaca los detalles referentes al almuerzo y a regulaciones respecto a los adultos que acompañan al grupo.

Limpieza:

Un buen régimen de limpieza tanto en áreas públicas como espacios que no están abiertos al público es una parte integral de cualquier estrategia de MIP. Muchos de los insectos que presentan los mayores riesgos para colecciones son capaces de sobrevivir y reproducirse con cantidades muy pequeñas de residuos orgánicos. El visitante promedio de un museo o biblioteca suelta el equivalente a tres pelos y una uña por visita. Sumando a esto las migajas de comida resultantes de eventos con servicio de comidas y cafeterías se vuelve evidente que sin un régimen de limpieza atento, es fácil que se acumule suficiente detritus en espacios públicos para sostener la reproducción de poblaciones de insectos. Una vez establecidas, las poblaciones de insectos pueden moverse con mayor facilidad hacia las áreas de colecciones como los almacenes y otras áreas que no son accesibles para el público. En áreas de poco acceso, el polvo y detritus se acumulan fácilmente debajo de gabinetes, esquinas, pasillos y almacenes; en especial en áreas vacías como debajo de los tableros del piso, mobiliario de almacenamiento y debajo de vitrinas. Estas áreas suelen ser difíciles, si no imposibles de limpiar regularmente, y por lo tanto utilizar polvo desecante puede ser una buena estrategia a largo plazo.

El Grupo de trabajo de Museum Pests (MP-WG por sus siglas en inglés) ha creado la plantilla Institutional housekeeping procedures para ayudar a elaborar documentos personalizados con los procedimientos de limpieza institucionales.

Aprenda cómo el Natural History Museum  en Londres trató con una vitrina inaccesible en No Way In: Addressing a Display-Case Access Problem (No hay manera de entrar: cómo solucionar un problema de acceso a una vitrina).

Lea sobre los experimentos llevados a cabo en The Mariner´s Museum, que demuestran la preferencia de las ninfas de pececillos de plata por los el cabello humano, y de los materiales de archivo y contenedores de cartón por los pececillos de plata adultos en Preferences at the Silverfish Buffet (Preferencias en el buffet de los pececillos de plata).

Mobiliario y alfombras :

Las alfombras pueden ser, en el peor de los casos, una fuente de alimento para las plagas, o en el mejor de los casos, un lugar para que las plagas se oculten. Es importante reducir el uso de alfombras o losas hechas de alfombra en áreas de colecciones. En casas históricas donde las alfombras y tapetes son parte importante del mobiliario se recomienda el uso de una almohadilla de espuma sólida de un color claro. La almohadilla sirve para separar la alfombra de los tableros del piso de madera que pueden ser utilizados como “autopistas” por las plagas. La almohadilla también aumenta la probabilidad de que las primeras señales de una infestación como las mudas/exuvias larvales o los desechos de insectos sean vistos durante la limpieza o en las revisiones rutinarias.

El mobiliario histórico también es altamente susceptible a las infestaciones, en especial piezas con relleno de pelo de caballo. Arrugas o deformación en la tapicería pueden ser signos de infestación. El frass o los desechos que se ven como polvo  debajo o alrededor de los muebles debe ser investigado inmediatamente. Las telas para reproducciones deben ser seleccionadas con cuidado para evitar atraer plagas.

Flores y plantas :

El grupo de trabajo de Museum Pests (IPM-WG) ha creado la plantilla Control of Food and Live Plants para elaborar documentos de procedimientos para el control de alimentos y plantas vivas.

El grupo de trabajo de Museum Pests (IPM-WG) ha creado una guía para mitigar el riesgo de utilizar flores y plantas en contextos de museos y casas históricas llamada Plants and Cut Flowers in Museum and Historic Settings.

Maderas naturales y bambú :

Piezas de madera de reuso, madera de deriva y el bambú pueden contener plagas y por lo tanto representan materiales de alto riesgo para introducir plagas. Las medidas preventivas que se utilizarían normalmente para tratar la madera en colecciones también pueden utilizarse para evitar infestaciones y problemas.

Tierra, lodo y arena:

Cuando se utilizan para dioramas o para fines artísticos, es posible que las instituciones culturales incorporen el uso de tierra, arena y/o lodo dentro del edificio y en áreas que contienen colecciones.

Tierra/lodo:

Idealmente la tierra debe estar completamente seca a menos que se trate de una exhibición “viva”. La tierra no suele albergar o atraer a plagas del patrimonio cultural mientras se mantenga seca. Si la instalación requiere que el material esté húmedo, es necesario que éste se trate previamente y luego se re-hidrate.

Opciones de tratamiento para tierra incluyen: 

Tratamiento con calor: Se extiende la tierra con una profundidad de aproximadamente 10 cm (4″) en contenedores de metal para horneado. Se cubre con papel aluminio y se hornea a 94°C (200°F) hasta que la tierra en el centro del recipiente llegue de 83°C a 94°C (180°F a 200°F). Es importante ajustar el horno para que la temperatura se mantenga constante por 3 horas. Mantener la tierra cubierta hasta que se vaya a utilizar.

Tratamiento de baja temperatura : información sobre tratamientos de baja temperatura se puede encontrar aquí.

Fumigación y Anoxia :  Es poco probable que estos tratamientos sean efectivos dado el contenido de humedad del material que contribuye a la poca permeabilidad en todo el material. 

Arena:

Adquirir arena limpia y previamente lavada de un proveedor (y asegurarse que esté completamente seca) es lo ideal ya que es poco probable que albergue plagas de patrimonio cultural, siempre y cuando se mantenga seca. Si una instalación requiere que el material esté húmedo, es importante que el material sea previamente tratado y luego re-hidratado.

Opciones de tratamiento para arena incluyen: 

Tratamiento con calorSe extiende la arena con una profundidad de aproximadamente 10 cm (4″) en contenedores de metal para horneado. Se cubre con papel aluminio y se hornea a 94°C (200°F) hasta que la arena en el centro del recipiente llegue de 83°C a 94°C (180°F a 200°F). Es importante ajustar el horno para que la temperatura se mantenga constante por 30 minutos. Mantener la arena cubierta hasta que se vaya a utilizar.

Tratamiento de baja temperatura: información sobre tratamientos de baja temperatura se pueden encontrar aquí.

Fumigación y Anoxia: Es poco probable que estos tratamientos sean efectivos dado el contenido de humedad del material que contribuye a la poca permeabilidad en todo el material. 

Congelamiento preventivo:

En general el congelamiento se considera tan seguro que algunas instituciones congelan colecciones de manera “preventiva” para asegurar que no existan infestaciones. Ejemplos de cuando esto puede ser apropiado incluyen:

  • Al mover colecciones a un nuevo espacio o nuevas instalaciones desde un espacio que se sabe o se sospecha que tenía problemas de infestación.
  • Al procesar nuevas adquisiciones, reintegrar colecciones que han regresado de préstamos a áreas como almacenes de colecciones, así como la llegada de préstamos de otras instituciones.
  • Colecciones grandes que no pueden ser inspeccionadas individualmente.

Información adicional respecto tratamientos de baja temperatura y congelamiento está disponible en Soluciones-tratamiento de baja temperatura.

Share This:

Translate »