Soluciones – Tratamiento de Baja Temperatura

Breve descripción del tratamiento.

El tratamiento controlado de baja temperatura, también conocido como “congelación,” se ha convertido en un método de control y erradicación de plagas de rutina para museos, siguiendo la investigación y las pautas establecidas por Strang y Florian.  Las siguientes pautas se basan en la investigación técnica en entomología y en tratamientos exitosos realizados en varios museos importantes.

La congelación de un objeto o artefacto en un congelador estándar no debe confundirse con la liofilización al vacío, que se utiliza para recuperar materiales que están húmedos, a menudo después de un incendio o inundación. La liofilización es un proceso de dos pasos. La congelación detiene la formación de moho y evita el deterioro mientras se toman medidas adicionales. Luego el secado al vacío elimina el agua directamente del estado congelado.

¿Qué materiales de la  colección se pueden tratar de esta manera?

La literatura sobre congelación incluye muchas advertencias acerca del tipo de objetos o materiales que podrían dañarse por congelamiento. Sin embargo, el personal de algunas instituciones que han congelado miles de piezas no informan de daños en la mayoría de los tipos de objetos para los que se han publicado advertencias.

Basado en ejemplos de la literatura publicada y en la experiencia colectiva de los miembros del MP-WG, los materiales que no deben congelarse incluyen:

  • pinturas al óleo o acrílico sobre lienzo
  • especímenes de plantas que no están completamente secos
  • materiales fotográficos distintos de las películas de acetato y las impresiones fotográficas modernas
  • material audiovisual: revise cuidadosamente los siguientes materiales ya  que pueden no estar en riesgo de infestación y la congelación puede causar daños y pérdida de información permanentes. Estos materiales incluyen:
    • medios informáticos (cintas, discos, ópticos)
    • medios magnéticos (carrete a carrete, casetes, VHS, Beta)
    • medios de audio ranurados (cilindros, discos)
    • fotografías encapsuladas (daguerrotipos, ambrotipos [panotipos], tintypes [ferrotipos])
    • materiales de archivo de vidrio incluyendo placas negativas (colodión y gelatina [métodos de placa húmeda y seca]), transparencias de color de vidrio (autocromos), diapositivas de linterna, diapositivas de vidrio montadas

En general, la congelación se considera tan segura que algunas instituciones congelan sus colecciones “preventivamente” para garantizar que no haya infestación. Ejemplos de esto incluyen:

  • Al mover colecciones a un nuevo espacio o edificio de uno que se sabía o se sospechaba que estaba infestado.
  • Al procesar nuevas adquisiciones o reintegrar objetos que han regresado de préstamo a las áreas de almacenamiento de colecciones.
  • Grupos de materiales que no puede ser inspeccionados individualmente.
Procedimientos generales

La congelación estándar de materiales culturales que están a temperatura ambiente se puede lograr mediante el uso de congeladores tipo arcón o verticales, en un cuarto congelador o en un camión congelador. Cualquiera que sea el tipo utilizado, este debe ser capaz de mantener -29 °C (-20 °F). En última instancia, el periodo de exposición apropiado para la erradicación de insectos dependerá de la temperatura mínima de funcionamiento del congelador y del tipo de insecto. Revise por qué la identificación de insectos es importante antes de continuar con el tratamiento. Para obtener más detalles sobre los tipos de congeladores, consulte la sección “Materiales y suministros” a continuación.

Un congelador capaz de alcanzar menos -29 °C (-20 °F) bajará la temperatura de los materiales cerca del punto de congelación en cuatro horas, lo suficiente para matar tanto a los insectos adultos como a sus huevos. Si la caída de temperatura tarda mucho más, algunos insectos serán capaces de producir un “anticongelante” que les permitirá sobrevivir al congelamiento. Con las plagas de la madera, como los escarabajos de los muebles (powderpost beetles), puede ser necesario un segundo tratamiento para asegurar una muerte completa. Esto es particularmente importante para objetos grandes de madera, donde el cambio de temperatura puede demorar más de cuatro horas en penetrar hasta el núcleo.

Para evitar daños por la acumulación de hielo sobre el objeto en el congelador o por la condensación después de la extracción, los artefactos no deben colocarse directamente en los congeladores. Deben sellarse en plástico utilizando bolsas de plástico resellables o láminas de plástico de polietileno selladas con cinta que no falle a bajas temperaturas. Si se tratan varios objetos a la vez, las bolsas con los objetos deben colocarse en bandejas o cajas para facilitar su manejo. Las piezas también se pueden colocar en cajas y después envolver las cajas en plástico.

El tratamiento típico a baja temperatura para erradicar una infestación implica la congelación durante un mínimo de 72 horas, aunque muchos museos dejan objetos en los congeladores durante más tiempo; algunos museus dejan los objetos infestados durante una semana, particularmente cuando se congelan objetos de madera o papel bien embalado en cajas. Varias publicaciones anteriores recomiendan ciclos repetidos de congelación / descongelación como precaución, pero trabajos recientes indican que un tratamiento más largo a una temperatura lo suficientemente baja debería ser adecuado para erradicar el problema.

Después de sacar los bienes del congelador, se debe permitir que los objetos se aclimaten a temperatura ambiente, aún completamente envueltos, al menos 24 horas. Debido a que muchos materiales se vuelven temporalmente frágiles a bajas temperaturas, se debe minimizar el manejo posterior a la congelación hasta que los objetos vuelvan a la temperatura ambiente.

Dejar los objetos en las bolsas de plástico después del tratamiento no causa ningun daño. Por el contrario, evitará futuras infestaciones.

Si bien los objetos infestados se pueden colocar en un refrigerador para detener la actividad (la mayor parte de las plagas de museo detendrán su actividad a 5 °C), los insectos no morirán a esta temperatura. Es importante que se permita que estos objetos vuelvan a la temperatura ambiente antes de comenzar el tratamiento de baja temperatura en el congelador.

Una parte importante de cualquier tratamiento de materiales de colección es la documentación. Debería ser posible acceder al historial de cualquier objeto relacionado tanto con la infestación como con la erradicación. Las normativas del MIP en este sitio dan ejemplos de las formas en las que varios museos llevan a cabo la documentación.

Haga clic aquí para acceder a los ejemplos de Normas y Procedimientos. Se recomienda que todos los incidentes de plagas y cualquier tratamiento como la congelación, se documenten en diversos registros (por ejemplo, en la base de datos de la colección o en el archivo de tratamientos de los objetos) y en una nota colocada en la bolsa con el objeto o artefacto.

Ventajas y Desventajas de Congelación
Ventajas
  • El procedimiento no es tóxico para los humanos
  • Seguro para casi todos los materiales orgánicos y materiales compuestos
  • Relativamente eficiente
  • Requiere poco tiempo
  • Bajo costo después de la inversión inicial para adquirir el congelador
  • Algunos congeladores pueden modificarse para alcanzar las temperaturas bajas apropiadas
  • No implica una amplia capacitación del personal o tiempo del personal para dar mantenimiento durante el procedimiento
Desventajas
  • Requiere una inversión financiera inicial
  • Algunos congeladores no son lo suficientemente grandes para artículos de gran tamaño
  • Los cuartos congeladores requieren planificación y configuración del espacio
  • Los cuartos congeladores requieren cierto mantenimiento frecuente
  • No es apropiado para todos los materiales
  • Las temperaturas que no bajen rápidamente o que no sean lo suficientemente bajas no lograrán una buena tasa de mortalidad y el tratamiento no será completamente efectivo
Materiales y Suministros


El éxito de los tratamientos de congelación depende de la capacidad de bajar rápidamente la temperatura en el congelador y mantenerla durante todo el tratamiento. Entonces, elegir el congelador apropiado es esencial. Según Strang (2008) en la práctica, el sistema de congelador ideal para matar plagas de insectos opera entre -30 °C (-22 °F) y -40°C (-40 °F). Las instituciones deben elegir una configuración de congelador basada en estos requisitos, así como en los costos y las necesidades prácticas de la colección.

La siguiente información sobre congeladores proviene principalmente de “Controlling Insect Pests with Low Temperature” de Strang (1997, actualizado en 2008). Para obtener más detalles puede consultar el texto completo  en la página de Bibliografía – Recursos de este sitio web.

Congeladores Domésticos:
Los congeladores de cofre domésticos que alcanzan y mantienen -29 °C (-20 °F) pueden ser muy efectivos y generalmente son más baratos que los congeladores comerciales. La mayoría de los congeladores domésticos son “libres de escarcha”, lo cual es aceptable. Si bien ha habido cierta preocupación anecdótica sobre los ciclos de “descongelamiento”, estos son de duración relativamente corta, y el tiempo de respuesta general de los materiales embolsados que se “congelan” comúnmente es comparativamente más largo que la fase de calentamiento. Los insectos  en cuestión generalmente se mantendrán fríos durante el ciclo ya sea por el enfriamiento o por el objeto frío y experimentarán las temperaturas más bajas que alcanze el congelador. Ya se habrán inmovilizado al principio del ciclo de enfriamiento.

Congeladores comerciales y congeladores tipo cofre:
Los congeladores comerciales y los congeladores domésticos tipo cofre “de primera línea” generalmente pueden alcanzar las temperaturas necesarias para garantizar las tasas de mortalidad de los insectos. Los congeladores comerciales para “endurecimiento de helados” en configuraciones verticales u horizontales están diseñados para funcionar a menos -42 °C (-44 °F) y pueden no ser mucho más caros que los congeladores comerciales estándar. Se recomienda monitorear el funcionamiento con un termómetro separado. Debe asegurarse que el congelador esté bien insulado y proporcione una circulación de aire interna adecuada alrededor de los materiales de colección.

Cuartos congeladores:
Algunos cuartos congeladores de laboratorio permiten a los usuarios establecer la temperatura de funcionamiento. Los congeladores de “ráfaga de aire” (air-blast) son preferibles porque su circulación de aire forzada aumenta la velocidad de enfriamiento. Consulte a los vendedores y fabricantes locales para saber si hay unidades “listas para usar” y unidades diseñadas a medida. Se recomienda usar termómetros en el exterior del congelador para monitorear la temperatura interior.

Camiones congeladores y almacenes de alimentos congelados:
Los almacenes de alimentos congelados y sus camiones congeladores pueden ser útiles para el tratamiento a baja temperatura de grandes cantidades de material o para cuando no hay otras opciones de congelación disponibles. Los almacenes de alimentos congelados y los camiones congeladores utilizados por empresas  procesadores/almacenistas de alimentos congelados  generalmente se mantienen a -18 °C (0 °F), que es lo suficientemente frío como para preservar los alimentos pero no para eliminar todas  etapas de los insectos en un período de 72 horas. Para usar un camión o almacén para la desinfestación de plagas, el material debe dejarse al menos durante una semana.

Las bajas temperaturas pueden verse afectadas si las puertas se abren durante largos períodos de tiempo durante la carga. Grandes cantidades de materiales deben ser paletizados y embalados en plastico(shrink-wrap). La envoltura ayuda a calmar los temores que los propietarios del edificio o camión pueden tener de que los insectos escapen de la carga durante el tratamiento. Los artículos que se colocarán en camiones congeladores deben ser paletizados para maximizar la circulación de aire dentro de la unidad. La unidad debe cargarse lo más rápido posible.

Contenedores de comida congelada

Los contenedores aislantes para envío de alimentos congelados, que son capaces de mantener la temperatura deseada de -29 °C (-20 °F), pueden estar disponibles para alquilar en empresas cerca de muelles. Esta opción puede ser adecuada para instituciones ubicadas cerca de puertos marítimos. Las tarifas generalmente se cobran mensualmente. La empresa transportará y depositará el contenedor en su estacionamiento y lo recogerá cuando se haya completado el tratamiento. Un contenedor de acero generalmente mide 12.19 m. de largo x 2.44 m de ancho x 2.9 m de alto (aproximadamente 85 m3). Los artículos deben ser embalalados en plástico y paletizados para maximizar la circulación de aire dentro de la unidad. La unidad debe cargarse lo más rápido posible.

Bibliografía selecta

Bergh, Jan-Erik. et. all. “A Contribution to Standards for Freezing as a Pest Control Method for MuseumsCollection Forum 21 (1-2) (Fall 2006): 117-125.

Carrlee, Ellen. “Does Low-Temperature Pest Management Cause Damage? Literature Review and Observational Study of Ethnographic ArtifactsJournal of the American Institute for Conservation 42 (2003): 141-166.

Florian, Mary-Lou. Heritage Eaters: Insects and Fungi in Heritage Collections. James & James Publishers; 1997. Chapter 12.

Mibach, Lisa. Modifications to Home Freezers for Pest Control. WAAC Newsletter. 1994 Jan; pp. 26-27. Article included in page 11.

Strang, Tom and Kigawa, Rika.  “Combating Pests of Cultural Property.” Canadian Conservation Institute, Technical Bulletin 29, 2009.

Strang, Tom. “Controlling Insect Pests with Low TemperatureCanadian Conservation Institute Note 3/3, 1997, updated 2008.

Strang Tom. A Review of Published Temperatures for the Control of Pest Insects in Museums. Collection Forum 8(2) (Fall 1992): 41-67.

Estudios de casos y otros recursos en MuseumPests

El National Museum of the American Indian (NMAI) del Smithsonian Institution usa la “congelación” como método de tratamiento preferido para la mayoría de las colecciones. Para más detalles consulte el estudio de caso Low Temperature Treatments at the National Museum of the American Indian.

El American Museum of Natural History usó congelación para tratar artículos infestados encontrados en las colecciones etnográficas. Lea el póster presentado en la 2017 SPNHC Annual Meeting.

La Hoja de datos de Congeladores proporciona especificaciones de los congeladores de varias instituciones. Es poco probable que las instituciones que buscan comprar un congelador para tratamientos a baja temperatura puedan encontrar las marcas y modelos exactos que se enumeran en este documento. La información se proporciona para mostrar la gama de productos que pueden cumplir adecuadamente las especificaciones técnicas para este tipo de tratamiento.

Mechanical Behavior of Animal Hides at Low Temperatures resume los resultados de un proyecto del Smithsonian Institution Museum Conservation Institute y el National Museum of the American Indian realizado en el 2009, que investiga los efectos del tratamiento a baja temperatura en las pieles de animales estiradas /restringidas. El proyecto se llevó a cabo para informar las decisiones de tratamiento para tambores y otros artículos compuestos con pieles de animales estiradas.

Freezer Modifications for Museum Pest Control contiene un resumen publicado en el Society for the Preservation of Natural History Collections (SPNHC) Newsletter y en el Western Association for Art Conservation Newsletter (WAAC) sobre cómo modificar los congeladores domésticos y de cofres para el control de plagas en museos.

Bed Bugs in University Library Collections – 3 estudios de caso.

___________________________________________________________________________

Grupo de Trabajo de MuseumPests (MP-WG)
Treatment Subgroup February 2010, Updated March 2018

Share This:

A Product of the Integrated Pest Management Working Group

Translate »